Por si acaso morimos… ¿Qué hacer con nuestros perfiles en las redes sociales?

1-dv0bu881sg5gjznv5gik1g

Imagen: Jeff Chiu / Associated Press

CACHIVACHE Por: Yisel Martínez Enero 24, 2017

Cuando nos conectamos a las redes sociales pensamos en todo menos en la muerte, pero a veces hay preguntas que llegan a nuestra mente sin tan siquiera buscarlas, y es ahí donde comencé a investigar. Esta búsqueda la comencé solo por curiosidad y la comparto con ustedes solo por si acaso

En las redes sociales documentamos nuestras experiencias de la vida real (prácticamente las inmortalizamos). Fotos, videos, comentarios, chats, quedarán ahí cuando ya no estemos, y por supuesto no tendremos manera de controlarlos.

El tema me parecía un poco loco, pero resulta que han sido varios los que se han preguntado lo mismo y han comenzado a actuar. Los primeros fueron los creadores de las propias redes sociales, porque al igual que a los usuarios, a ellos también les interesa la seguridad de sus clientes.

Facebook

La plataforma más grande de social media, Facebook, notó que alrededor de 30 millones de sus usuarios murieron en los ocho primeros años de su existencia. Por ello, optaron por crear diversas opciones para que cada persona decida qué hacer para asegurar sus deseos digitales póstumos.

En esta red existen varias opciones. Una de ellas es notificar a la página que, en caso de deceso, el perfil sea convertido en uno conmemorativo.

Para lograrlo solo es necesario activar la opción, y en caso de lo peor, algún amigo o familiar deberá notificar a Facebook para que eventualmente cambie la configuración del perfil. Claro, esa persona será designada por el usuario para evitar bromas. Esto permitirá que los amigos sigan publicando en él y sea entonces un mural de celebración.

También usted puede indicar que, en caso de muerte, su cuenta sea borrada permanentemente. Para esto necesitará un contacto de legado o alguien que demuestre tener acceso a todas sus cuentas de manera legal.

Si la persona designada no cumple con los requisitos legales que la hacen responsable de la cuenta, esta permanecerá abierta. Los datos solo pueden pasar a ser de otra persona siempre y cuando exista un mandato por ley o se haya acordado legalmente.

Tal y como especifican sus condiciones de uso, esto ocurre a través de un proceso judicial y suele ser lento. En él se determina si esa persona es realmente la que usted escogió para guardar sus datos publicados por años (fotos, videos, mensajes privados, etc.).

Y tiene sentido porque nuestra información es privada, y aunque nuestro esposo o esposa, madre o padre la reclame, el lazo familiar no exime del derecho a la privacidad. Escoger a la persona adecuada es una misión importante, así que piense bien a quién concederle tal responsabilidad. Una lista de posibles candidatos no vendría mal.

Si no hacemos nada, el perfil no se suspende por inactividad. Quedará activo para siempre. Al menos, nuestra red de amigos y familiares recordarán siempre, por ejemplo, nuestro cumpleaños.

Según escritos sobre el tema, de todas las redes sociales, Facebook es quizás, la más avanzada en este sentido porque además de facilitar la gestión, ha experimentado ya la existencia de perfiles conmemorativos.

Twitter

Con respecto a Twitter tenemos buenas noticias, porque en esta red la política es muy estricta respecto a la muerte de sus usuarios. Nadie puede entrar a una cuenta después de que el fundador de la misma haya muerto, siempre y cuando nadie tenga las contraseñas.

Lo único que podemos hacer es solicitar que cierren el perfil, pero solo un familiar directo del dueño puede hacerlo. Para lograrlo debe presentar una copia de una identificación y una copia del certificado de defunción. De esta forma, seis meses después de reportarse el deceso, la cuenta se desactivará. Así que, si quiere eliminar su huella en Twitter, es mejor dejarlo arreglado para que sus familiares actúen cuando sea necesario.

Correos electrónicos

Casi todas las empresas respetan mucho al usuario y es difícil que otros usuarios obtengan los contenidos de una cuenta. En el caso de los correos electrónicos sucede lo mismo. Gmail, por ejemplo, permite escoger una opción para que nadie obtenga sus datos. También puede dejar a un sucesor que maneje su cuenta, solicitando el acceso para un familiar o un representante legal.

Outlook y Hotmail también tienen un proceso para solicitar el acceso al correo de la persona fallecida iniciando el proceso Next of Kin. Algo sí es seguro: si no lo comunicamos, las cuentas de correos seguirán abierta para siempre.

Google

A través de su servicio de cuentas inactivas, Google le permite prever esta situación. Así puede definir qué hacer con sus cuentas de correo o de YouTube. Es importante aclarar que estos mecanismos solo son operativos para los servicios de Google en los que el usuario esté dado de alta, como Gmail, Google+, YouTube, etc., y no tiene nada que ver con el contenido que puede aparecer en su buscador. Si configura sus cuentas inactivas, puede elegir a quién le dará acceso, durante cuánto tiempo permanecerán activas aunque no tengan movimiento (máximo, 18 meses), entre otros elementos. Si no ha realizado estos procedimientos, es muy raro que le permitan dar información de la cuenta a un representante autorizado.

Otras redes y servicios

En el caso de WordPress también pone a nuestra disposición un formulario para solicitar el acceso a la cuenta de la persona en cuestión y poder así eliminar el o los blogs que pudiera tener online, recuperar su contenido, seguir publicando, y demás. Al igual que las cuentas de correo, si no hay comunicación previa, la cuenta seguirá abierta para siempre.

Así mismo ocurre, por ejemplo, con Instagram, Pinterest y Linkedin, si no reportamos el fallecimiento la cuenta siempre estará abierta. Pinterest en ningún caso da información de registro a nadie, mientras que Linkedin solo la facilita de acuerdo a la ley o si hay algún requerimiento muy importante de carácter legal.

Ahora bien, ¿qué pasa con PayPal y iTunes? Muchos de estos servicios populares no tienen un trámite específico tras fallecer su titular. La recomendación para cerrar estas cuentas es ponerse en contacto directamente con sus servicios de soporte y exponer el caso. Lo más probable es que soliciten la documentación del deceso para poder transferir la cuenta o suspenderla.

Por si acaso…

Después de ponernos al tanto sobre qué podemos hacer en las diferentes redes sociales y algunos servicios de Internet antes de… ya saben qué, nos queda claro que como mismo sucede en la vida offline, alguien debe hacerse cargo de todo.

LifeHacker muestra la existencia de “kits” prácticos que el usuario puede dejar a sus familiares o allegados para facilitar el trabajo. Ahora, después de la investigación, lo más sencillo sería tener las cuentas, emails relacionados y las contraseñas, apuntadas en algún documento al que los familiares o la persona escogida puedan tener acceso para realizar todos estos trámites.

Si quiere evitar a familiares y amigos un rato desagradable y un proceso complejo, no se preocupe porque ya existen empresas especializadas que llevan a cabo todo el trabajo. Ellas saben perfectamente qué enviar y a dónde, por lo que le ahorrarán mucho trabajo de búsqueda, envío y recepción…

Como puede ver no existe una guía a seguir para este tipo de eventualidad. Cada red social o servicio tiene sus características, y aunque ya conoce cómo funcionan, espero que ninguno necesite hacer uso de estas recomendaciones. Estamos conscientes, en este punto de la lectura, que este post fue hecho para matar la curiosidad, estar informados y tener algo nuevo que compartir con los amigos; solo por si acaso

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s