Cuba, ETECSA, sus laberintos y el minotauro

descolgando-un-nanostation-768x454SOMOS+ Por: Carlos Raul Macias, 11 Febrero 2017

El pasado miércoles 8 de febrero, casi hacia el mediodía, nuestro amigo Eliécer Ávila nos timbró al móvil, para comunicarnos que en ese mismo instante a Alexei Gámez Alonso le estaban realizando un registro en su domicilio en Jagüey Grande. Intenté repetida e infructuosamente ponerme en contacto con él, pero al notar que su móvil estaba “bloqueado”, procuré entonces contactar a su esposa Lissett, pero  lamentablemente los resultados fueron los mismos.

¿Qué estaba pasando? ¿Cuáles eran los argumentos legales sobre los cuales descansaba tal procedimiento?  Nos encontrábamos en una de esas situaciones en las cuales hay muchas más preguntas que respuestas. Acostumbrados de cierta manera a estos menesteres matizados por el secretismo y el misterio, mi esposa y yo decidimos entonces ir a las rodillas en oración, para transferir, como otras tantas veces, nuestras cargas al Todopoderoso.

Con abundancia de lágrimas y ruegos, e intercediendo por los amigos que estaban en medio del ojo la tormenta, y de alguna manera  nosotros con ellos, levantamos delante del Señor una súplica, mezcla de dolor, mezcla de pesar, mezcla de decepción: “Dios, te pedimos en el nombre de tu amado Hijo Jesús, que intervengas tú en este asunto con justicia. No permitas que la arbitrariedad, el abuso de poder y la censura, campeen  a sus anchas, donde es pisoteado irracionalmente el derecho y victimizada la dignidad.  ¡¡Hasta cuando vas a permitir que en Cuba los que detentan el poder se enseñoreen amparados en la infamia, la indignidad y la desvergüenza!!”

Inmediatamente llamé a Mariví, la  madre de Gámez, pensando recabar alguna información de primera mano, solo para descubrir que ella misma no sabía absolutamente nada de lo que estaba aconteciendo con su hijo, motivo por el cual me correspondió a mí darle la mala nueva, con los pocos elementos que disponía en ese momento.

Las horas venían y se iban con desleal frivolidad, dejándonos como moneda de cambio angustia y preocupación. Ya bien avanzada la tarde nos pudimos comunicar con Lissett, quien con ese inconfundible dejo de agotamiento en la voz de quien se ha enfrentado a un gigante devastador, nos puso al tanto de los hechos: “Carlos, se lo llevaron todo. Las computadoras, las cámaras, libretas, papeles. Hasta los bomberos vinieron y se llevaron el aparato que estaba en la antena, ¡a 20 metros de altura! Nos dejaron la casa pelá…”

Intentamos lo mejor que pudimos darle  un poco de consuelo. Hubiésemos deseado que por un instante la dimensión tiempo- espacio se distorsionara, solamente para abrazarles y llorar juntos.

Durante todo ese tiempo Alexei estuvo detenido, siendo sometido a sucesivos interrogatorios. Eran casi como las 11: 00 p.m cuando sonó el teléfono, y tamaña sorpresa, era Gámez.

Al escucharle, más allá de la alegría por saber de él, me impresionó la paz con que me habló: “mi hermano, me han quitado muchas cosas de valor, pero aun conservo conmigo la paz. Si. Esa paz que solo Dios es circunstancias extremas puede dar a los que confían en Él. ETECSA me acusa de enriquecimiento ilícito”…   “¡¿Quéeee…?!”

Hoy es viernes 10  de febrero. En aras de ir en pos de la verdad a cualquier precio, me personé en la oficina comercial de ETECSA del municipio matancero de Jovellanos, donde actualmente resido con mi familia. La cola para ser atendido, como siempre, era desproporcionada y lenta. Cuando pude entrar al pequeño y asinado salón donde son atendidas las personas, me dirigí a una de las compañeras que sin prácticamente mirarme mientras le hablaba, me remitió a otra que al parecer estaba menos ocupada.

Mirándole a los ojos y sin preámbulos le disparé mi pregunta, y lo que ocurrió a continuación fue algo así:

  • “¿A quién debo dirigirme para que me asesoren con respecto al uso de equipos para conectarme desde mi casa con la zona WiFi?

La mujer me miró como si en vez de hablarle en español, le hubiera hablado en cirílico, y dijo: “Mire compañero, si tiene usted alguna queja que presentar…”

  • “No, no, no, mire, yo no vengo a interponer ninguna queja. Yo vengo para que alguien facultado y con conocimientos legales me explique si es un delito o no el empleo de esos equipos que se ponen en las antenas para conectarme con la zona WiFi. ¿Me hago entender?”

En eso, la mujer que estaba sentada a unos metros atendiendo a una clienta, y que al parecer estaba al tanto de nuestro diálogo, dijo, con  mucha ética revolucionaria, de manera que todos los que estaban en el salón pudieron oír: “¡si pero eso es ilegal!”

  • “Bueno”, le dije yo, ahora siendo objeto de las miradas de todos los improvisados espectadores, “eso es precisamente lo que quiero que alguien me aclare, porque tengo entendido que no hay ninguna ley que lo prohíba e incluso los equipos se pueden traer desde el exterior”

Siguiendo las indicaciones de mis desinformadas interlocutoras, a los pocos minutos me encontraba unos pisos más arriba en la oficina del director, delante de un hombre delgado y de aspecto sencillo, que respondía al nombre de José Luís Nieves, y que me impresionó por su amabilidad y cortesía.

Ya frente a él le formulé la misma pregunta:

  • “José Luís, necesito me diga usted, ¿hasta qué punto es ilegal o no el empleo de nanostation´s, TP Links, nanoloco´s, AP´s, para lograr que la señal de ETECSA llegue a mi casa sin la necesidad de ir a conectarme a una zona WiFi?”
  • “Mire, tengo entendido que lo que resulta ilegal no es el empleo de esos equipos, sino cobrar por prestar esos servicios. No obstante déjeme sus datos y su número de teléfono, para que toda vez que averigüe, pueda brindarle una respuesta más completa”

Hice tal y como me pidió el funcionario y con un estrechón de manos le expresé mi agradecimiento y me marché.

Punto de partida del delito por el cual está siendo encausado Alexei deseo hacer algunas consideraciones. Para esto, definamos en primer lugar, según el Código Penal vigente, Capítulo I, qué es un delito:

  • Artículo 8. 1: es “toda acción u omisión socialmente peligrosa prohibida por la ley bajo conminación de una sanción penal”
  • Artículo 8. 2: “no se considera delito la acción u omisión que, aún reuniendo los elementos que los constituyen, carece de peligrosidad social por la escasa entidad de sus consecuencias y las condiciones personales de su autor”

Entonces, ¿en qué sentido es “socialmente peligroso” el uso de estos aditamentos para llevar hasta los hogares la señal WiFi  de ETECSA, si a fin de cuentas las personas tienen que pagar las tarjetas que ese organismo expide al mismo precio, es decir 1. 50 CUC la hora?

Para responder esta pregunta, definamos, según la Instrucción N0 115 de 20 de junio de 1984, pero en sentido inverso, cuándo un hecho carece de peligrosidad social. Esto aplica cuando:

  1. La entidad de sus consecuencias sea escasa.
  2. Las condiciones personales del comisor positivas.
  3. El hecho en sí no haya producido alarma o repudio.
  4. Sus efectos no resulten especialmente dañosos o peligrosos.
  5. El comisor sea persona cumplidora de sus deberes laborales, sociales, familiares o educacionales.
  6. No tenga antecedentes por delito intencional.

De acuerdo  al Código Penal, Capítulo IX, artículo 228, se tipifica el delito de Actividades Económicas Ilícitas de la siguiente manera:

  • Inciso 1: cuando alguien, “sin la licencia correspondiente o no obstante existir una prohibición legal o reglamentaria expresa, se dedique, con ánimo de lucro, a producir, transformar o vender mercancías, o a prestar algún servicio…”
  • Inciso 2: cuando “para la realización de los hechos a que se refiere el apartado anterior, se contrata mano de obra o se utilizan materiales de procedencia ilícita…”
  • Inciso 3: cuando “no obstante poseer la licencia correspondiente, contrata mano de obra, o utiliza materiales de procedencia ilícita, o incumple lo establecido en los reglamentos a fin de obtener mayores ganancias…”
  • Inciso 5: “a los declarados responsables por los delitos previstos en los apartados 2 y 3, podrá imponérsele además, la sanción accesoria de confiscación de bienes

De lo anterior se deduce que incurre en un delito de Actividad Económica Ilícita quien:

  1. Sin la debida licencia, viole una prohibición o reglamento con ánimo de lucro.
  2. Para lograr tales fines contrate mano de obra.
  3. Para lograr tales fines utilice materiales de procedencia ilícita. Y todo ésto…
  4. Con el propósito de obtener mayores ganancias.

A la luz de un análisis imparcial y objetivo, pues soy más amigo de la vedad que de mis amigos, me cuestiono qué solidez legal tendrá la acusación de delito por Actividad Económica Ilícita. ¿No será acaso que el ciudadano Alexei Gámez Alonso, ante la imposibilidad de ser juzgado por disidente (delito que convenientemente no está tipificado en el Código Penal), está siendo impugnado por “otros motivos”? Para nadie es un secreto que este hombre, además de ser cristiano, excelente esposo, padre y ciudadano, es un opositor, cuyos argumentos no son otros que los que su realidad aporta contundentemente.

Que con justicia y honestidad sus acusadores se respondan estas preguntas: ¿podrán sus verdugos probar que los objetos confiscados son fruto de la comisión del delito del que se le acusa? ¿Qué lujos y excesos podrá percibir a vuelo de pájaro quien visite la casa de Gámez? ¿A cuántas personas contrató Alexei para “prestar este servicio”? ¿Cómo llegaron a su poder los equipos?

Me temo que una vez más ellos intentarán asesinar la verdad. Para esto, harán uso de la tergiversación y el descrédito.

No sabemos si esta familia recuperará los objetos robados- confiscados. Acciones como estas les enlodan y desprestigian por enésima vez. Solo me resta aprender. Si. Porque de los infortunios también se aprende.

Si algo virtuoso se puede sacar del oprobio es esto: para la Cuba que estamos construyendo no habrá cabida para estos desmanes.

Llegará el día en que todos disfrutaremos de una nación, cuyas instituciones estén libres para siempre de laberintos y minotauros.

LINK: Cuba, ETECSA, sus laberintos y el minotauro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s