Un año conversando de tecnología, cultura y sociedad en CACHIVACHE MEDIA

1-sdsqab4yw-a8laeaxljxcw

Ilustracion: Kalia Leon / Cachivache Media

CACHIVACHE Febrero 22, 2017 Ilustración: Kalia León / Cachivache Media.

Un equipo de investigadores de la CUJAE que experimenta con robots creados en su propio laboratorio. Un canto al ser humano hermoso y vanguardista en forma de cómic que cumple sesenta años. El origen de los “memes”, esa palabra que parece servir para designar cualquier cosa. Cómo se gestiona una red autónoma de más de 20 mil personas en la capital. El cotidiano desafío de los desarrolladores cubanos que sueñan con startups. Usos y abusos del Zapya. Danys Cabrera, el hombre responsable de que esa gigantesca maquinaria de comunicación llamada El Paquete llegue cada semana a los hogares de toda Cuba. Las luces y sombras de las comunidades de videojugadores en el país. El largo camino de la evolución humana. Historias que teníamos muchísimas ganas de contar desde una misma publicación.

Para ello surgió Cachivache Media, una plataforma digital cubana interesada en fomentar la discusión sobre el impacto social de las nuevas tecnologías (y la consecuente cultura digital en torno a ella).

Durante los últimos 365 días, el pequeño núcleo de la redacción y su cada vez más amplia red de colaboradores y lectores ha comenzado a tejer un tapiz. Sobre él hemos empezado a bailar, jugar, llorar, a enojarnos, y (sobre todo) hemos empezado a conversar acerca de cuál es la Cuba que nos ha tocado vivir y cuánto hay de perfectible en ella; de lo mucho que queremos un país conectado al mundo y entre sí; de lo divertidos que son los videojuegos (los bien hechos), sin importar el tema ni las dosis de violencia, y de que siempre se puede extraer algo útil de ellos si se les mira desprejuiciadamente; de la necesidad de atender y estimular las comunidades de videojugadores, emprendedores tecnológicos, amantes de la cultura pop japonesa, y cualquier otra forma asociativa que redunde en un aumento de la participación y apropiación de las personas de los espacios públicos; de, en definitiva, ser parte activa y consciente de nuestro tiempo y no meros fieles devotos de la religión del like.

Decimos que el trabajo ha comenzado porque tenemos plena conciencia de lo mucho que falta por ahondar, descubrir y mejorar, tanto en nuestro trabajo como en los temas que son de nuestro interés y el enfoque hacia los mismos. A pesar de algunos intentos incipientes, estamos muy lejos de publicar con la intensidad y seriedad que queremos acerca de la necesidad de desarrollar políticas públicas que empoderen a nuestros conciudadanos en un uso verdaderamente democrático de las nuevas herramientas. El habanocentrismo sigue marcando -a nuestro pesar- nuestra publicación; queremos llegar de manera más sistemática a contar las realidades de todas esas zonas que no son la capital, si es posible con las voces locales. Aunque hemos incorporado de manera progresiva a expertos y escritores de las más diversas áreas, una de nuestras mayores aspiraciones es expandir nuestro círculo de colaboradores; seguimos soñando con que los investigadores e intelectuales sientan que Cachivache Media es también un espacio para compartir sus debates.

Los precios del servicio Nauta de Etecsa se han abaratado, han aumentado zonas Wi-Fi públicas para acceso a Internet, y en la Habana Vieja desde el mes de diciembre se experimenta con el servicio de Nauta Hogar -acceso desde los hogares a Internet con tecnología ADSL-, pero sabemos que l@s cuban@s están aún muy lejos de que Internet sea tan parte de su cotidianeidad como lo es la telenovela, o como lo son ya los dispositivo móviles. Hasta entonces, Cachivache Media seguirá siendo una publicación periférica a la que muchos de sus potenciales lectores tendrán difícil acceso.

Como ven, no es poco el empeño que nos queda por delante, pero eso es lo más fascinante de todo. Si fuéramos exitosos y tuviéramos todos nuestros objetivos cumplidos, ¿qué íbamos a hacer,comprar un cayo y retirarnos? Y es por eso que queremos hablarle de algunas novedades que irán apareciendo a lo largo del año, algunas de ellas ya más o menos visibles.

Nuestros fans más incondicionales se habrán percatado que, desde que nuestro podcast El Trasteroreinició el 4 de enero de 2017, hemos dado una pequeña variación a su producción. El Trastero, en su nuevo formato, está dividido en dos secciones, una dedicada enteramente al audiovisual, que lleva por nombre El Trastero Audiovisual (sí, no somos nada originales en eso de nombrar las cosas), y una más orientada hacia el resto de los temas que nos atormentan en Cachivache, con un marcado énfasis en debates científico-técnicos. Ambas secciones se alternan entre sí con una frecuencia semanal, así que, para los interesados en nuestros debates sobre series y filmes, la cita es cada quince días, y lo mismo para aquellos más atentos a las discusiones sobre ciencia y tecnología.

Además, desde el mes de diciembre, los usuarios de iOS tienen la tremenda suerte de contar con la primera versión de nuestra aplicación, una suerte de Pocket tuneado que les permite consultar de manera offline los contenidos de la publicación, y que se actualiza con muy poco gasto de recurso cada vez que conecten su dispositivo a Internet. Hasta el momento la app no está disponible para los comunes mortales con Android, o sea la mayoría -sabemos cómo se siente, menos del 25% de la redacción de Cachivache tiene dispositivos iOS-. A ellos les decimos, sin embargo, que tendrán acceso a una versión mejorada, en algún momento del 2017.

A los que gustan de las aventuras, debieran estar atentos porque a partir de hoy y hasta el mes de abril estaremos desarrollando una búsqueda (“El desafío de Cachivache”) que involucrará casi todas nuestras plataformas. Solo los más esforzados podrán llegar al final del desafío, pero valdrá la pena.

Después de pensar cuál sería la manera más efectiva de realizarlo, tenemos el gran placer de informarles que a partir de la semana próxima estaremos lanzando nuestro boletín de noticias, un viejo y acariciado sueño para el que, un año más tarde, creemos haber encontrado una fórmula que será del agrado de los lectores. El boletín constará de dos partes: un breve anuncio de los trabajos presentados en la semana, y una recomendación de algunos de los trabajos publicados en nuestro sitio en el último año y del que nuestra redacción se siente orgullosa. Las personas con una conexión lenta (o cara, que es peor), pueden solicitar que les enviemos los trabajos íntegros a su correo electrónico, y así se ahorran el calvario que es entrar a Medium desde buena parte de la Internet cubana.

Como seguimos intentando llegar a todos nuestros lectores allí donde quiera que se hallen, próximamente lanzaremos nuestro blog en la plataforma SNET, de manera similar a como en la actualidad tenemos en la plataforma Reflejos (Cubava), para que sus miles de usuarios tengan la posibilidad de alegrarse o infartarse con nuestros contenidos. Hasta el momento, el popular blog de SNET X-Review ha republicado varios textos aparecidos en Cachivache (gesto por el que le estamos infinitamente agradecidos).

Cualquier acierto que haya significado el trabajo de Cachivache es resultado del esfuerzo de todas las personas que han creído en la posibilidad del proyecto. En primerísimo lugar nuestros colaboradores, muchos amigos de años, otros incorporados sobre la marcha y que han supuesto nuestra más agradable confirmación de la sospecha de que había gente buena por ahí lista para escribir de asuntos que nos parecían interesantes. Queremos aprovechar la oportunidad para agradecer, como siempre, el apoyo y la confianza incondicional de Resumen Latinoamericano, sin los que nada de este proyecto hubiera sido posible.

Y, por supuesto, los lectores; los fieles, los ocasionales, los discutidores, los apáticos, los que se burlan, los que elogian, los que tienen noveno grado, los doctores en ciencias, los que gustan de Game of Thrones, los que tienen una interpretación novedosa de la paradoja de Schrödinger, los cubanos, los yumas… todas y cada una de esas personas que alguna vez han llegado a nuestro universo amarillo y lleno de trastes. A ellos gracias, por confirmarnos la utilidad de una revista cubana en internet dedicada a discutir sobre las intersecciones entre cultura, tecnología y sociedad.

Tal vez el 2017 sea el “Año del esfuerzo decisivo” para el desarrollo de las telecomunicaciones y su impacto y uso social en Cuba. Tal vez no. En cualquier caso, Cachivache Media continuará dando lo mejor de sí, con la esperanza de llegar a ser el indispensable compañero de ruta del cubano en el nuevo milenio.

LINK: Un año conversando de tecnología, cultura y sociedad

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s