Apps y Derecho de Autor en Cuba II

registro_de_aplicacion_movil_en_argentina

Blog “Cuba 2.0” Por: Huxley, 16 Marzo, 2017

Aplicaciones para teléfonos inteligentes, tabletas y “wereables” son una de las últimas fronteras de la tecnología, con un crecimiento exponencial. El Google Play tiene almacenadas centenares de miles de “apps” muchas de ellas de uso libre. Los modelos de negocios y los ciclos de caja y la rentabilidad y los beneficios de estos nuevos ‘productos intangibles’ son algo tan nuevo y poderoso como poder ‘patentar’ el fuego.

Dichas aplicaciones representan un nuevo e interesante mercado para los desarrolladores cubanos de software.

En una reciente entrada nos referimos al tema, pero quedan muchas interrogantes. Efectivamente, uno de los puntos más debatidos y que preocupan a los desarrolladores de aplicaciones en general es el de la adecuada protección legal de sus creaciones.

La Ley No 14 “Derecho de Autor” vigente en Cuba data de 1977. Evidentemente existen otras normas  que la complementan o esclarecen la Ley No.14, Decreto Ley No. 290, 291 y 292.,  -ver adjuntas-   pero resulta evidente que la propia Ley No. 14 necesita una urguente  actualización.

Se conoce entre que salvo algunas legislaciones   -como la norteamericana que permite proteger como patente aquel software que cumple una serie de requisitos-  las aplicaciones para móviles como tal no son consideradas derechos de propiedad industrial y por tanto no son patentables. Incluso en los EE.UU. el mayor desarrollador de software y aplicaciones informáticas y de telecomunicaciones del mundo existe un fuerte debate sobre el tema.

La dificultad surge en este entorno de derecho de autor es de “prueba” ya que las normas de derecho intelectual  establecen que a la mera creación de la obra, en este caso del software, le corresponden unos derechos de explotación. Para poder demostrar el momento de la creación y el contenido de la misma existen básicamente dos vías: realizar un protocolo notarial o un copyright. Pero estos derechos tienen unas claras limitaciones por su propia naturaleza ya que tan solo ofrecen protección con plenas garantías de una “copia literal” de la aplicación.

Genaralmente el registro de la propiedad intelectual protege la obra (la secuencia de signos / código) pero no protege la idea o funcionalidad de la aplicación app. En la práctica para garantizar una adecuada protección de los derechos que rodean a una aplicación, y así no solo poder defenderse frente a la copia sino contar con el máximo número de activos comerciales en su explotación, existen otras modalidades registrales como marcas y diseños que si pueden y deben registrarse.

En un comentario a mi anterior post un conocedor del tema de la industria de las telecomunicaciones  y la informática en Cuba y los EE.UU, me escribe que nos hay soluciones fáciles.

“Perhaps the only way to protect an app is to copyright the appearance  of the user interface then keep marketing it and updating it.”

Establecer derecho de autor sobre la apariencia de la interfaz de usurario y mantener su mejora continua y la mercadotecnia de la “apps”.

Rregistrar el nombre de la “apps”  y el logotipo como marcas antes antes de hacerla publica. ambién es posible proteger las imágenes, los diseños e interfaces de usuario. Todas estas opciones están disponibles en las normas cubanas vigente sobre derecho de autor, marcas y propiedad intelectual.   Para ello los desarrolladores deben evitar  reconocer sus productos con nombres genéricos que pueda causar confusión  con otros parecidos en el mercado.  Antes de adoptar un determinado nombre se aconsejable acudir a una agencia de propiedad industrial donde profesionales puedan evaluar a través de un estudio de viabilidad que ningún tercero posee derechos anteriores sobre el nombre.

Mediante la combinación de al menos tres vías de protección: marca, diseño y derechos de autor puede lograrse la idónea protección de una aplicación móvil y sentar las bases de su máximo rendimiento comercial.

Ejemplos el de Facebook, la trasnacional norteamericana ha registrado más de 300 marcas bajo la titularidad de Facebook, Inc. que protegen la denominación y logotipos característicos no solo en los EE.UU sino decenas de naciones y más de 25 registros de diseños industriales de interfaces gráficos.

El desarrollo de aplicaciones “apps”  -y de otros SO-   en  Cuba  puede ser una excelente iniciativa para impulsar el desarrollo tecnológico, no solo desde el punto de vista del mercado nacional, sino con objetivos internacionales como el desarrollo de productos y aplicaciones para la numerosa comunidad hispana en los EE.UU., o en el continente.  El potencial profesional y técnico está presente en la Isla, las normas de trabajo por cuenta propia y el marco de la propiedad intelectual lo permiten. Unas normas de inversión extranjera y un comercio exterior al alacance de las pernonas naturales, las cooperativas y eventualmente las medianas y pequeñas empresea asi como un mayor acceso a la internet y a las tecnologías pueden proporcionar las herramientas adecuadas para los desarrolladores cubanos. De acuerdo a una nueva realidad  nacional y a un mercado global cada vez más enfocado en la tecnología móvil.

 GO_O_002_2012

LINK: Apps y Derecho de Autor en Cuba II

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s