¿Cómo desbloquear los servicios de Internet para Cuba?

carlos_m_pal_toque

Foto cortesia del entrevistado

EL TOQUE Por: Claudia Padrón, 5 de Abri de 2017

Cuando pregunto a Carlos Manuel García, el joven que dirige la Red social de publicidad Kewelta, qué necesitan los emprendedores del país para tener éxito, no duda en apuntar dos cuestiones.

La primera es cambiar algunas de las dinámicas en la relación con el Estado cubano para disponer de un marco económico y jurídico que permita el desarrollo de los privados; y paralelo a ello, poder acceder a los servicios en la red que están bloqueados para la Isla. Y que luego de las disposiciones del expresidente norteamericano Barack Obama, esa última opción es más fácil de enmendarse.

Carlos propone la creación de un portal cuya función primaria sea un acopio de datos. La suma de perfiles donde se describan los proyectos, qué hacen y quiénes lo hacen, podría ser una ventana visibilizar clientes potenciales que, desde el sector no estatal, demandarían servicios de grandes empresas norteamericanas como Heroku, Amazon Web Services, Stripe, Paypal, Google Adsense, Facebook Ads, Evernote, entre otras.

 “El vínculo con la página web Airbnb, la cual promociona las casas de alquiler en Cuba para los visitantes estadounidenses, es una antesala de cómo puede ser viable para una compañía norteamericana tener clientes cubanos. Si otras empresas se arriesgaran a repetir la experiencia creo que podría ser beneficio para ambas partes”; argumenta Carlos Manuel desde la sede de su empresa, en el centro del Vedado.

“Recientemente, en marzo, fui una de las 60 mil personas que participaron en el festival SXSW, un espacio para que la gente creativa y las compañías trabajaran juntas. Este año asistieron personas de 84 países. El intercambio allí, y después en San Francisco con agentes importantes de las empresas tecnológicas, nos condujo a este proyecto. Creemos que facilitaría el trabajo de campo o búsqueda de clientes que las empresas norteamericanas tendrían que hacer en Cuba. Nuestra propuesta es mostrarle la existencia de una audiencia amplia, dispuesta a contratar sus servicios; y entonces podría ser más sencillo que la OFAC otorgue los permisos necesarios para operar”.

“Si logramos dialogar con estas empresas, podemos obtener respuestas favorables. Por ejemplo: un tiempo atrás Heroku (plataforma para alojar servicios en Internet) nos envió una carta anunciando que nos cerrarían la cuenta en pocos días, por estar entrando desde Cuba. Después de conocer a diferentes personas durante mi estancia en Estados Unidos y explicar que somos una start-up de tecnología, logramos que Heroku permitiera nuestra cuenta”.

Esta plataforma quizás sería una alternativa para el sector privado, ¿pero no crees que sea conflictivo que excluya al ámbito estatal?

“No se trata de ser excluyentes y que los beneficios sean solo para los privados. Yo lo que veo allí es una oportunidad que luego se traduciría en beneficios para el país.

“No podemos cambiar la política gigante, pero si dar algunos pasos para abrirle rajaduras al muro. Ahora tenemos dos opciones: nos quedamos con los brazos cruzados, esperando un cambio completo, o comenzamos a andar hacia ese cambio. Yo apuesto por lo segundo.

“En Cuba se tiene subvalorado qué somos y qué hacemos los emprendedores. Mostrar este portal con los perfiles podría abrirnos un camino al uso de los servicios bloqueados y también visibilizará nuestro trabajo y los beneficios que podemos reportarle al país”.

Carlos anda esparciendo esta idea por varios lugares. Un rato antes las había esbozado en el evento TICs 2017, la primera ocasión en que trabajadores privados y estatales de empresas tecnológicas, compartieron espacio para hablar de temas comunes.

“Hoy en Cuba, el entorno para los trabajadores por cuenta propia (TCP) y los emprendedores relacionados con la tecnología es muy desafiante ­— dijo allí Carlos Manuel— No tenemos el marco jurídico apropiado para trabajar entre nosotros, con las instituciones estatales o con empresas extranjeras. Incluso las propias entidades del gobierno favorecen contratos con empresas foráneas, aun cuando nosotros también tenemos las habilidades y el conocimiento necesario para dejar en las manos de nuestro pueblo, el futuro tecnológico y cultural cubano.”

El “desbloqueo” norteamericano a las start-ups no estatales, aunque pueda parecer funcional a la intención de privilegiar a un único sector en Cuba, eventualmente beneficiará también a las empresas del Estado, y eso se logrará, según Carlos, si hay confianza y co-participación entre todos los actores económicos cubanos.

“Nos toca seguir hablando en dos frentes muy complejos. Primero con las instituciones cubanas para hacerles saber que nos interesa colaborar, intercambiar y trabajar para mejorar nuestras oportunidades. Y segundo hablar con las empresas extranjeras para que nos abran los cientos de servicios tecnológicos a los que aún estamos cerrados. Los cubanos dentro y fuera de nuestro país confiamos en el futuro. Se hace necesario que desde dentro, desde nuestra comunidad, defendamos nuestro trabajo. Más nadie lo hará.”

LINK: ¿Cómo desbloquear los servicios de Internet para Cuba?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s