Curso exprés para mantener seguro tu teléfono móvil

img_rpeco_20170415-175959_imagenes_lv_otras_fuentes_istock-187876723-kQ7-U421712827098zc-992x558@LaVanguardia-Web

Mantener cierto nivel de seguridad en un “smartphone” es bastante sencillo siguiendo algunos consejos (iStockphoto)

La Vanguardia Por: Ramón Peco , 18 de Abril de 2017

  • Te descubrimos algunas claves para mantener tu ‘smartphone’ protegido de miradas indiscretas

Las malas noticias sobre la seguridad de los teléfonos móviles son tan frecuentes, que se está creando cierta sensación de paranoia. Aunque la seguridad total en informática no existe, si es posible al menos mantener con cierta facilidad nuestra información a buen recaudo.

Es cierto que la creatividad de algunos para buscar vulnerabilidades es enorme. Hace poco nos enteramos del ingenioso método que se había empleado para lograr filtrar malware a través de las versiones web de Telegram y WhatsApp: se recurrió a la encriptación de los datos, en principio una medida de seguridad para el usuario. Pero en realidad no es tan sencillo que nuestro teléfonos acaben hackeados. Al no ser, claro, que tengamos mala suerte o hagamos un mal uso del terminal.

– No es sencillo hackear un ‘smartphone’ si mantenemos algunas medidas de seguridad muy simples

Sí, la CIA y algunos otros servicios de espionaje parecen tener arsenal de sobra para acceder a nuestras comunicaciones móviles. Pero ni para ellos es sencillo husmear en un teléfono, por mucho que Hollywood proporcione una visión opuesta. Muchas de las herramientas de hackeo de la agencia de espionaje filtradas por Wikileaks requieren de algo fundamental: el acceso físico al teléfono.

Así que el primer consejo que podemos dar es evitar que accedan a nuestro teléfono otras personas. No hay que caer en paranoias, claro, pero sí tener un control sobre quién puede y quién no manipular nuestro móvil. Es conocido el caso por ejemplo de una mujer que denunció a su pareja en Burgos al conocer que la había estado espiando al manipular su móvil.

– No es conveniente dejar que otras personas manipulen nuestro terminal

Sí, es bastante sencillo que alguien con unos mínimos conocimientos pueda instalar una aplicación que siga nuestros movimientos en el teléfono. como en el caso de Burgos. Aunque hay algo que delataría esto: la batería se agota antes al tener activado continuamente el GPS.

Eso nos lleva también a tener otra precaución: que seamos nosotros mismos los que escojamos nuestra clave de seguridad. No deleguemos en otra persona. Pero una de las medidas de seguridad más eficaces que podemos tomar es no instalar aplicaciones de dudosa procedencia. Los teléfonos con Android por ejemplo permiten instalar aplicaciones que no proceden de la Play Store de Google.

Algunos usuarios desactivan las medidas de seguridad que incluye Android para evitar que sólo se pueda instalar aplicaciones firmadas. Algo que por lo general se hace para instalar gratuitamente aplicaciones descargadas de internet. Eso es bastante temerario, pues esas apps pueden contener malware.

Es cierto que Amazon por ejemplo pide desactivar esa opción de seguridad para que instalemos su propia tienda de aplicaciones, alternativa a la Play Store de Google. No recomendamos hacer esto. Podemos incurrir en un grave problema de seguridad. Tampoco es nada recomendable realizar el denominado Jailbreak al iPhone, pues en realidad ya estamos nosotros mismos hackeando el teléfono (exponiéndolo a miradas ajenas).

– El iPhone tiene un buen nivel de seguridad, pero al hacer un ‘Jailbreak’ se abren las puertas al malware

A cambio de poder incorporar funciones que no permite por defecto iOS, se puede incurrir en serios problemas de seguridad al romper los sistemas de protección de Apple. Los dispositivos con iOS no permiten cargar aplicaciones fuera de la App Store.

Otra medida clave para mantener a raya la seguridad es elegir bien el teléfono que vamos a adquirir. En Android como es bien sabido uno de sus principales problemas viene dado por las escasas actualizaciones de software que reciben muchos terminales.

– Los terminales que apenas reciben actualizaciones de software pueden dar problemas de seguridad

De hecho, muchos teléfonos de marcas asiáticas poco conocidas suelen tener ahí su talón de Aquiles. Una vez que lo compramos, el teléfono puede no recibir jamás una actualización de software. Lo que quiere decir que tampoco recibiremos parches de seguridad.

En el caso de decantarnos por un teléfono con Android es elegir uno que tengamos la certeza de que se actualizará con frecuencia. Los que comercializa la propia Google, los Nexus o el Pixel, son las mejores opciones. Pero hay otros modelos interesantes. Nokia por ejemplo anunció en el MWC que sus nuevos teléfonos además de incorporar una capa de Android limpia recibirán actualizaciones de Google con frecuencia.

– Nokia es uno de los fabricantes que se ha comprometido a proporcionar frecuentes actualizaciones de Android

Si no recibimos estas actualizaciones en el caso de que se hayan encontrado agujeros de seguridad, nuestro teléfono estará expuesto a ellos. Por lo general los principales fabricantes de dispositivos Android (Samsung, LG, Sony, Huawei, etcétera) suelen lanzar actualizaciones con cierta periodicidad, al menos durante los dos años posteriores tras ser lanzado el terminal.

En el caso de Apple no tenemos ese problema. Pues la empresa suele mantener un ciclo de soporte más extenso para sus teléfonos. Aunque es cierto que tras varios años los viejos iPhone dejan de recibir actualizaciones, o bien Apple nos fuerza a actualizar la versión del sistema operativo por una que puede ralentizar bastante el funcionamiento del aparato.

– Las aplicaciones es conviente mantenerlas actualizadas para reforzar la seguridad

También debemos mantener actualizadas las aplicaciones, pues si alguna sufre un fallo de seguridad es importante que se actualice lo antes posible. Por lo que no es mala idea que, usemos un iPhone o un teléfono Android, configuremos las actualizaciones automáticamente siempre que el teléfono se conecte a una red wifi.

No es muy recomendable conectarnos a redes wifi que no sepamos si son verdaderamente seguras. Principalmente porque los datos que mandemos por ellas pueden quedar expuestos a miradas indiscretas. Piensen por ejemplo que su número de cuenta bancaria y sus contraseñas son transferidas mediante una red wifi insegura. En el caso de que no nos quede más remedio que usar una de estas redes sería recomendable usarla el menor tiempo que sea posible.

– Una cámara de Nikon por defecto no llevaba contraseña para compartir fotos por wifi, por lo que quedaban expuestas a la mirada de cualquiera

También debemos tener cuidado con todo lo que tenga que ver con conexiones inalámbricas, sean del tipo que sean. Por ejemplo, es conveniente que mantengamos ciertas cautelas al usar la conexión Bluetooth. Es bueno revisar las opciones sobre este tipo de conexión que el teléfono ofrece. Así evitaremos que cualquiera por ejemplo pueda enlazar con nuestro dispositivo.

En el caso de realizar transferencias de datos con seguridad hay que tener en cuenta que nada es mejor que un viejo cable. Si por ejemplo se quiere transferir fotos, es mucho más seguro hacerlo por un cable que usando, por ejemplo, tecnología de conexión entre dispositivos wifi, el denominado wifi directo.

– Los viejos cables de datos siguen siendo tremendamente seguros para transferir información

De hecho, se produjo un pequeño escándalo cuando se supo que la cámara réflex Nikon D750 venía por defecto sin contraseña de seguridad para transferir fotos con conexión wifi. Por lo que cualquiera podía acceder sin problemas a las fotos.

Finalmente, debemos intentar utilizar aplicaciones que transporten de forma segura nuestros datos una vez que salen del teléfono. En el caso de las aplicaciones de mensajería en su momento elaboramos esta lista de algunas de las que mejor se comportan en este sentido.

Siguiendo todos estos consejos podremos estar mucho más tranquilos, pues estaremos disminuyendo drásticamente las posibilidades de que alguien acceda a nuestro teléfono. Aunque, como decíamos al principio, la seguridad total en informática no existe. Pero tampoco en la vida. Al fin y al cabo siempre puede caernos una maceta paseando por la calle.

“La seguridad total no existe, ni en informática ni en cualquier otro aspecto de la vida”

LINK: Curso exprés para mantener seguro tu móvil

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s