¿Sabías que el teléfono nació en La Habana?

1 ZOqzfs2MogrTRKCcDy-pQQ

Antonio Meucci, ingeniero italiano, detras de la invencion del telefono

FONOMA Por: Patricia Camacho, 9 de Mayo de 2017

No son pocos los casos en la historia de la humanidad en que una proeza militar, un hecho heroico o un descubrimiento científico han sido erróneamente atribuidos a personas que, en realidad, no fueron sus protagonistas reales.

Tal fue el caso del italiano Antonio Meucci, el verdadero inventor del teléfono. Su vida, llena de peripecias dignas de la imaginación de un novelista, es un ejemplo de creatividad: ideó un nuevo sistema de galvanizado, un sistema de filtros para la depuración del agua e introdujo el uso de la parafina en la fabricación de velas.

Este ingeniero florentino emigró a Cuba en busca de fortuna en los años 30 del siglo XIX. Mientras aplicaba pequeñas descargas eléctricas a pacientes reumáticos para aliviarlos, se percató de que la transformación de las vibraciones sonoras en impulsos eléctricos permitía transmitir la voz a distancia, a través de un cable.

Diagrama de Meucci sobre el funcionamiento del teletrófono. Imagen tomada de proyectoidis.org

Tras diseñar varios prototipos, Meucci construyó un primer modelo en 1855 de lo que llamaría telétrofono. Así que, ciertamente, el teléfono nació en La Habana.

Un dato curioso: El primer diálogo telefónico tuvo como protagonista al matrimonio Meucci, pues el inventor había instalado un aparato para conectar su oficina con el dormitorio de su esposa, aquejada de reumatismo. Estas fueron las palabras que intercambiaron:

Antonio: ¿Cómo estás, querida? Soy yo, Antonio, ¿me oyes bien?

Ester: ¡Muy bien!

Antonio: No hables tan fuerte, ¿quieres dejarme sordo?

Meucci realizó la primera demostración pública del teléfono en 1860, cuando la voz de un cantante fue reproducida desde considerable distancia. Aunque el suceso fue ampliamente divulgado por la prensa italiana de Nueva York, ciudad a la que el científico italiano había emigrado diez años antes, nunca se materializaron las ofertas que suscitó.

En 1871 presentó un artilugio perfeccionado al que llamó teletrófono. Incapaz de renovar los pagos para registrar su invento debido a su precaria situación económica, vio con sorpresa y disgusto cómo el escocés Alexander Graham Bell obtenía la patente del nuevo aparato.

Meucci (izquierda) intentó recuperar el crédito de su invento, mientras Bell (derecha) siguió siendo para muchos el “inventor”

¿Se preguntan cómo fue posible que Bell “robara” el invento? Antonio Meucci tuvo un accidente del que salió con severas quemaduras, y su mujer vendió objetos de su laboratorio a un prestamista para pagar las medicinas. Cuando el italiano intentó recuperar su trabajo, era demasiado tarde. Meucci reclamó infructuosamente ante los tribunales hasta su muerte, en 1899.

Solo se le hizo justicia 103 años después, cuando el Congreso de Estados Unidos aprobó una resolución que honra la vida y el trabajo realizado por Meucci, y lo reconoce como legítimo inventor del teléfono. También el gobierno italiano le concedió póstumamente el título de Inventore ufficiale del teléfono.

Si eres de los que aporta hechos curiosos a la comida familiar, o quieres impresionar a alguien, ya puedes contarle la historia de cómo mucha gente recuerda a Bell, pero fue Meucci quien “marcó” primero.

LINK: ¿Sabías que el teléfono nació en La Habana?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s