3G en Cuba: El asunto de los 900

hablando_por_celular-685x342Progreso Semanal Por: , 25

El debate sobre la evolución de la telefonía móvil en Cuba hacia una tercera generación o 3G parece girar alrededor de un número: 900, que es la frecuencia a través de la cual radia el sistema que va extendiéndose por todo el archipiélago, el cual sin embargo significará la obligatoria adaptación para un grupo de usuarios.

A principios de abril, directivos de ETECSA daban cuenta de esos progresos y hacían la salvedad de que solo quienes tuvieran un teléfono compatible con el estándar WCDMA y —enfatizaron— la frecuencia de 900 mega Hertz (MHz) serían capaces de disfrutar de la novedad. Por el momento, dijeron, las mejorías se circunscribirían al flujo de datos y voz por la red, pero quedaba así abierto el camino hacia la futura habilitación de la navegación por Internet mediante los celulares.

En consecuencia la 3G no es una trivialidad para los propietarios de los más de cuatro millones de líneas móviles activas, que significaría la eventual ventaja del acceso a la red de redes desde cualquier otro sitio, pues hasta el momento la vía de entrada a la web desde un celular en Cuba pasa por alguno de los más de 200 sitios públicos para la navegación WIFI existentes en todos los municipios del país

A medida que fueron dándose a conocer las noticias sobre la evolución de los trabajos de instalación de la 3G en el sistema doméstico de telefonía móvil, usuarios y entendidos en la materia fueron planteándose sus propias interrogantes sobre las implicaciones del cambio.

“Aquí hay un problema gravísimo”, comentaba un lector al saber que la 3G estaba disponible para los clientes de modalidad de post-pago. Cuando aquella estuviese operativa, aseguró, “la inmensa mayoría de esos más de cuatro millones de clientes celulares actuales, casi todos prepago, no podrán hacer uso de esa red 3G realmente y continuarán usando y abarrotando y congestionando la obsoleta red 2G”.

Frecuencias en las leyes

A menudo las personas, y los cubanos no son la excepción, evalúan un teléfono móvil por sus prestaciones más atractivas, pero poco prácticas. Todo eso deja de tener sentido si el aparato en cuestión no puede hacer aquello para lo que fue fabricado: ¡comunicarse!

Tratando de contribuir al debate suscitado por el advenimiento de la 3G el ingeniero en Informática, Jorge Noris Martínez explicó que “todo lo que llega a nuestro smartphone son ondas de radio. Ahora bien, hay de varios tipos y estas se reparten en diferentes frecuencias”. Entonces, añadió, la “frecuencia en los teléfonos móviles son los rangos en los que el terminal recibe la información, a través de las ondas que viajan por el aire. Las ondas viajan en una cierta frecuencia, ya sea 900 MHz, 1800MHz, 2600 MHz… 800, y el móvil tendrá la capacidad de leer dichas frecuencias si tiene el receptor adecuado”. “Esto, enfatizó, no se puede modificar por software, por lo que si compraste un móvil y le falta la banda de frecuencia de tu país, no podrás hacer nada al respecto”.

Según aseguraba en 2014 un equipo de ingenieros de la hoy Universidad Tecnológica José Antonio Echeverría y el Ministerio de Ciencia Tecnología y Medio Ambiente (CITMA) los primeros trabajos de ETECSA para llevar su red de telefonía móvil a una tercera generación habrían comenzado en 2012, avalados por el entonces Ministerio de la Informática y las Comunicaciones, quien le otorgó la concesión administrativa de explotación del “servicio público celular de telecomunicaciones móviles terrestres de Tercera Generación, (3G), en todo el territorio nacional”.

El correspondiente decreto-ley especificó que podría hacerlo por “un canal duplex compuesto por dos segmentos de 5 MHz de ancho de banda, en la banda de frecuencias de 2100 MHz y dos canales duplex compuestos cada uno de ellos por dos segmentos de 5 MHz de ancho de banda en la banda de frecuencias de 900 MHz”.

En 2013 la concesión fue renovaba de modo que hasta 2023 ETECSA será la única proveedora del servicio celular de telecomunicaciones móviles terrestres en Cuba. No obstante el nuevo decreto-ley emitido al efecto por el Ministerio de las Comunicaciones aclaró que la exclusividad otorgada “no incluye los servicios explotados por sistemas de tercera generación y posteriores”.

Los ingenieros Yanela Fernández Cruz, Yilian Villanueva Martínez, Nelson A. Fleitas Hernández y Francisco Marante Rizo referían además que en su primera etapa la 3G solo estuvo disponible en algunas zonas específicas, enfocada en mejorar la calidad del tráfico el servicio de roaming internacional. Entonces se usó, dijeron, la banda de los 2100 MHz.

Entre diciembre de 2015 hasta mayo del presente año ETECSA cuadruplicó la cantidad de sus radiobases de telefonía celular que se encuentran funcionado con la 3G. Otros datos oficiales corroboraron que cubría la mayor parte de la capital del país y el resto de las principales ciudades del archipiélago. Pero, como insistió la empresa, ahora se hizo utilizando la banda de frecuencia de los 900 MHz.

Esa característica obligó a la telefónica cubana a informarlo por todas las vías posibles por una razón muy simple: no todos los móviles actualmente en explotación podrán utilizar la nueva prestación cuando la migración hacia la 3G sea completa.

Hilda María Arias Pérez, directora central de la División de Servicios Móviles subrayó que “esta frecuencia es estándar internacional”. Sin dar cifras exactas, ella sí admitió la existencia en suelo cubano de “muchos móviles” incapaces de captar la señal bajo esas nuevas condiciones. A reglón seguido insistió en que “todos los teléfonos que comercializa ETECSA que tienen acceso a datos vienen con esa frecuencia”.

La contradicción está, para los usuarios, en que una gran parte de los teléfonos celulares que se utilizan en Cuba no son adquiridos en las redes de ETECSA, sino a partir de otras fuentes no institucionales. Todos esos usuarios no podrán acceder al nuevo servicio si su dispositivo no cuenta con el receptor de frecuencia adecuado. De hecho, algunas evaluaciones señalan las marcas Blu, LG, Samsung Galaxy, iPhone como las más populares. Al hacer una valoración de esa situación el ingeniero Jorge Noris Martínez estimó, en el caso de Blu, fabricada en los Estados Unidos y altamente presente en los usuarios: “de sus 163 Modelos solo 12 son compatibles con el 3G en Cuba”.

El ingeniero Jorge Noris Martínez opinó que “no podemos acusar a ETECSA por usar la banda de los 900 MHz, ya que cada operadora utiliza la que mejor funcione en su país teniendo en cuenta todos los factores que podrían influir en la calidad de la señal, dando a lugar que en algunos países las bandas dependen de la zona. Por lo que podrías con un mismo smartphone tener conexión en una región del país y en otra no por usar distintas bandas”.

Tanto la suya como otras evaluaciones internacionales corroboran que la telefónica cubana ciertamente habría escogido una de las frecuencias más comunes pues tanto el estándar GSM como los 900 MHz como frecuencia para la 3G está presente en la mayor parte de Europa, Asia, Australia, el Oriente Medio y África. No ocurre igual con el estándar GSM de los 850 MHz que es el utilizado en los Estados Unidos, Canadá, México y la mayor parte de América Latina.

En Cuba, de acuerdo con la propia ETECSA, el 850 MHz limita su cobertura a La Habana, Varadero, Ciego de Ávila, Cayo Coco, Cayo Guillermo, así como a Guardalavaca y el aeropuerto de la provincia de Holguín; todos espacios con alta presencia de turistas pero sitios a los cuales crece el flujo de vacacionistas nacionales y probablemente otro número indeterminado de personas cuyos teléfonos móviles quizás no podrán acceder a la 3G allí.

Así las cosas, la migración misma hacia la tercera generación en los celulares cubanos coloca a muchos propietarios de líneas a tener que cambiar su terminal en el futuro cercano irremediablemente. Con todo y que ETECSA insista en que por el momento 2G y 3G coexistirán, esta obviamente será una realidad que podría no ser permanente.

De igual modo la existencia de dos estándares GSM 900 MHz para la mayor parte del país y GSM 850 MHz en las zonas turísticas supone una dualidad tal vez comprensible cuando el acceso de los cubanos a esos lugares era limitado, pero podría no tener sentido en el escenario de turistas extranjeros y nacionales compartiendo el mismo espacio.

Progreso Semanal/ Weekly autoriza la reproducción total o parcial de los artículos de nuestros periodistas siempre y cuando se identifique la fuente y el autor.

LINK: 3G en Cuba: El asunto de los 900

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s