Cuba, el periodismo de datos y la vida privada de los números

poUntitled

Foto: Postdata.club

El Toque Por: Yoe Suárez, 29

¿A quién, en Cuba, le obsequian un dominio por su cumpleaños? La pregunta, que pudiera caer en el vacío, se salva en un nombre: Saimi Reyes. El regalo llegó en 2016, mucho después de que Saimi se graduara y dejara su hábito nómada por los pasillos de la Facultad de Comunicación habanera.

Yudivián Almeida, por su parte, tras quemarse las pestañas como alumno de Matemática y Computación, quería hacer algo distinto. Primero, no sabía, iba a conocer a una persona distinta a todas las que había conocido antes.

Casi llega el momento en que Saimi y Yudivián se advierten en la distancia, cruzan las primeras miradas y luego una sonrisa. No iban a saber —no podían saberlo— que uniendo sus bocas, entrecruzando las manos, presentando a las familias, hilaban un puente, el primero para Cuba, entre Periodismo y Datos.

Cuando él le obsequiara a ella, creyéndose original, un dominio en Internet, iba a nacer Postdata.club. En esa web se conectarían dos orillas de las que tal vez cada uno había huido por vocaciones distintas: las letras, las matemáticas.

“Con el regalo que me hizo Yudivián quisimos crear algo que uniera nuestras especialidades —cuenta Saimi—. En mi tesis de grado estudié la minería de datos, algo en lo que él es experto.”

Para febrero de 2016 comenzó a gestarse Postdata.club. Saimi, entretanto, trabajaba en la radioemisora CMBF Musical. Yudivián impartía clases en la Universidad de La Habana. Cualquiera diría que nada pasaba, pero la rutina no fue más tal. Planear, fundar y administrar un medio independiente en Cuba es siempre tormentoso. Emprenderlo solo, casi un suicidio.

Ernesto Guerra, se decía Saimi, era un fichaje seguro para el equipo fundacional. Y más que seguro, casi obligatorio. Fue durante la carrera y es en la radioemisora su mejor amigo. Quizá el único obstáculo entre la línea de Postdata.club y él, fuera su probada inclinación hacia la lectura y escritura de tema fantasioso. Números vs Dioses; espectros vs estadísticas.

“Con Jessica Domínguez fue distinto —rememora Saimi—. Nos topamos cubriendo un evento. Le hablé del proyecto y como también estaba interesada en el periodismo de datos, luego me contactó y me pidió ser parte del equipo.”

Así se completaba el cuarteto fundador. (Y no digo Los Cuatro, porque un grupo de reggaetón se adelantó con el nombre). A la par de sus respectivos trabajos estatales mantienen vivo Postdata.club.

Equipo de Postdata.club

“Actualizamos la web en nuestro tiempo libre y de manera voluntaria. Somos poquitos porque es muy difícil encontrar personas que trabajen de gratis. Nosotros lo hacemos porque lo consideramos nuestro “proyecto de la vida”, pero entendemos que cada quien está ocupado en sus cosas. Es difícil sumar más colaboradores”, se lamenta Saimi.

Del mismo modo que no cobran un céntimo por hacer Postdata, tampoco pagan ningún servicio. De hecho, el sitio está hospedado en Github, que los exime de costear el hosting o VPS, pero que obliga a Yudivián a programar todo en HTML. He aquí un verdadero y puro ejemplo de trabajo voluntario.

Para diseñar el sitio llegaron, con apenas una idea, al Estudio Maharetto. Acogidos por la solidaridad entre emprendedores, el creador Gabriel Pérez ideó las directrices visuales sin que mediara dinero.

“Para el nombre no se nos ocurría nada; entonces un amigo que nada tiene que ver con el proyecto, dijo en chiste: Postdata. Y nos quedamos con él por lo de “Postear Datos” —recuerda Saimi—. El punto club era el dominio más asequible y, además, le da un carácter lúdico al nombre del sitio.”

La web vio la luz en septiembre de 2016. Desde sus primeros pasos tropezó con la poca disponiblidad y accesibilidad de datos públicos. Es muy difícil encontrar esas fuentes en Cuba, y cuando aparece una base de datos de esa clase, la mayoría de las veces está desactualizada. De modo que gran parte del tiempo del equipo se va en construir bases a partir de cifras olímpicamente dispersas.

Por lo pronto se han puesto a tabular desde curiosidades políticas como ¿Qué preocupaba a Fidel? (un resumen de los términos más repetidos en sus discursos), hasta cuestionamientos al sexismo con Premios Nacionales: mujeres a la sombra. 

Pasado el primer trimestre de Postadata.club, Ernesto creía que iba a dejar de escribir sobre dioses. Pero empezó a armar un texto sobre el dios de las telecomunicaciones en Cuba: ETECSA. La Base de datos de sus clientes corre libre e ilegalmente en forma de app. El trabajo de Ernesto puso a dialogar la violación de la privacidad con lo escasamente regulado en Cuba sobre el tema; y denunció las fallas de seguridad, en ese sentido, del monopolio estatal.

En 2014 directivos de la empresa declararon al diario Granma que no volvería a filtrarse la base de datos. Ese año y el siguiente pasaron en blanco. Las que aparecían con esas fechas en algunos móviles no eran sino el mismo perro de 2013 con diferente collar. El equipo de Postdata.club las contrastó y confirmó que ETECSA había cumplido.

Pero en 2016 hubo otra filtración. Y fue entonces cuando Ernesto publicó el texto.

Varias fuentes de la empresa de telecomunicaciones constataron que se abrió, por esos días, una investigación interna para encontrar y castigar a los infractores. Placeres como este han de ser para el equipo un verdadero aliciente.

Postdata.club ha establecido una sinergia poco común entre instituciones estatales y proyectos mediáticos independientes que, a menudo, se identifican entre sí como antípodas. Saimi ha sido invitada más de una vez a dar clases en el Instituto Internacional de Periodismo José Martí, y ofrece la optativa de Datos a estudiantes de tercer año en la Facultad de la que egresó. Ella prefiere la nomenclatura medio en segundo plano, aunque, de facto, es lo que es su web.

-Lo veo más como un espacio de aprendizaje –explica-. El periodismo de datos es nuevo para el mundo, ya no digamos para Cuba, y por eso parte de nuestra experiencia está en ir aprendiendo sobre la marcha, y enseñar las habilidades que vamos adquiriendo.

LINK: La vida privada de los números

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s